Moda belle epoque

El concepto de moda de hoy es el que se estableció en la Era Moderna

VESTIR ELEGANTE

La mujer moderna de la burguesía bilbaína tenía su referencia en París y el prototipo del hombre moderno era el inglés y en cierta medida también el francés. La incansable labor manual de las innumerables modistas y costureras de la época consiguió hacer realidad infinidad de trajes hechos a mano que requerían de una destreza y habilidad inimaginables a día de hoy, inspirados todos ellos en las tendencias que llegaban fundamentalmente desde París y Londres.

La elegancia se difundía a través de revistas y publicaciones, en ocasiones extranjeras, que promocionaban no sólo una moda a seguir sino un estilo de vida en el que la mujer ocupaba un lugar alejado de los grandes temas, decisiones e inquietudes que la modernidad había puesto sobre la mesa y que reservaba a los hombres.

Eran escasos los puestos de trabajo a los que podían acceder las mujeres trabajadoras y en éstos la convivencia de género era inexistente, salvo en el caso de los negocios familiares. La venta y las labores del hogar eran los sectores en los que principalmente encontraban ocupación; sardineras, lecheras, tenderas, criadas, amas de cría, lavanderas, planchadoras… 

Los escasos oficios con cierto reconocimiento a los que se podían dedicar eran aquellos relacionados con la moda; bordadoras, modistas, costureras…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies